Juntas o empaques del motor de un coche

El motor de un vehículo se compone de múltiples piezas móviles y fijas, estas últimas deben utilizar juntas para unirse entre sí. Cada vez que sea necesario hacer chequeos del motor, si se desmonta una pieza estará obligado a reemplazar las juntas; ellas tienen diversos usos o aplicaciones como en las bombas de aceite y del agua, el cárter del motor, la tapa de las válvulas, etc.

Las juntas de estanqueidad son piezas comúnmente elaboradas a partir de materiales blandos, y se colocan entre dos partes para que su ajuste sea correcto; es decir, quedando bien unidas y selladas. De esta manera, se evita la entrada o fugas de líquidos, como por ejemplo combustible, agua, aceite, entre otros fluidos, los cuales pueden encontrarse en el motor.

Su función

Se encargan de darle la estanqueidad al motor y garantizar la hermeticidad del mismo. Además también evitan que escapen los gases de la combustión. De entre todas las juntas, podría mencionarse como la más importante a la que se usa en medio del bloque y la culata; ello a razón de que es el área más delicada del sellado del motor, y soporta presiones y temperaturas demasiado altas.

¿Por qué se utilizan?

Quizás piense en por qué hacer una sola pieza en lugar de dos para después acoplarlas, la respuesta es sencilla. Los componentes unidos por las juntas generalmente suelen llevar otros elementos dentro de ellos, o es más simple hacer los dos moldes para elaborarlas que una sola por completo. Debido a eso se utilizan las juntas, así al unirlas se sellan mejor; además, entre ellas siempre queda una fuga aunque sea mínima, y dicho empaque corrige esos desperfectos.

¿De qué están hechas?

Entre los materiales blandos suena extraño incluir metales; sin embargo, hay metales que son muy maleables, a eso se debe que además de corcho, fieltro, silicona, polímeros entre otros, también se mencionen los metales. El sellado del componente dependerá de la calidad de los empaques y de su instalación, de no ser así se presentarán fallas en poco tiempo.

Si estos elementos no son los correctos ni en sus materiales, calidad o montaje, las consecuencias podrían ser bastante graves. Algunos las subestiman y no saben el error que cometen, en el peor de los casos puede quedarse sin coche. Por suerte, no todo está perdido si es esa la situación que atraviesa.

Podría buscar desguaces que compren coches; en línea es muy sencillo conseguirlos y es posible que hasta le hagan una cotización sin costes. Vendiendo su vehículo no tendrá todo resuelto, pero al menos tendrá cómo volver a comenzar con buen pie.