En verano e invierno debe utilizarse el aire acondicionado del coche

Cuando se vive la temporada de calor, tener aire acondicionado en el coche es como sentirse en el cielo, por lo que al presentar alguna falla es normal que muchos se angustien, dado que durante el verano el habitáculo del vehículo puede convertirse en un horno. Varias de sus averías se debe al mal uso, por ejemplo encenderlo solo en verano es un error; por ello, es perentorio darle ciertos cuidados para no padecer penurias cuando se le necesite.

Cuidados que requiere el aire acondicionado durante el año

Sin importar que sea verano o invierno, es recomendable encender el aire acondicionado (A/C) para hacer que el refrigerante recorra todo el circuito y así evitar que se resequen las juntas y gomas. Si sus elementos sufren roturas, disminuiría la efectividad del sistema y podrían generarse más averías, lo cual sería muy lamentable; peor si atraviesa una ola de calor, que pueden llegar a ser bastante peligrosas, sobre todo para personas con ciertas condiciones médicas.

No es necesario que deje el A/C encendido por mucho tiempo, con algunos minutos será suficiente para mantener al marguen las averías y pueda estar operativo cuando desee utilizarlo. Una excelente oportunidad para darle uso regular durante el invierno, es para impedir que se empañen los cristales; al enfriarse el aire dentro del habitáculo estaría eliminando la humedad y podría usarse para limpiar el parabrisas.

Al continuar usando el aire acondicionado durante el invierno, se tiene mayores posibilidades de que para el próximo verano funcione sin inconvenientes. Recuerde que no es preciso encenderlo con demasiada potencia; con colocarlo medio basta para que la temperatura del interior del coche reduzca un poco y no se esfuerce de más.

Es recomendable que antes de encender el A/C en ambientes calurosos como cuando llega el verano, se abra primero las ventanas para eliminar el exceso de calor y no se fuerce el sistema de enfriamiento. Después al poner en marcha el aire, se notará el efecto con mayor prontitud.

Cuando el aire no enfríe como debería o no tenga la potencia adecuada, acuda a un taller especializado para que determinen el origen de la avería. Las principales causas suelen ser el filtro de polen obstruido o pérdida del gas refrigerante, no obstante, son múltiples las piezas de podrían requerir reparación o reemplazo.

Tener al día el mantenimiento del coche le ayuda a alargar su vida útil y así poder disfrutarlo a plenitud. Para ello, no es preciso invertir en demasía, con piezas de segunda mano podría ahorrar gran parte del presupuesto y es posible obtener buenos resultados. Varias empresas disponen de página en Internet, por lo que, en lugar de salir a la calle, solo necesita ir a la web y consultar lo que precisa.