Los accidentes durante el verano

 

 

 

 

 

 

Según la dirección general de tráfico en  los meses de julio y agosto del año dos mil dieciséis nada más y nada menos que perdieron la vida en las carreteras españolas doscientas cincuenta y tres personas, que son unas treinta personas más que en los mismos meses que el año dos mil quince.

Estos accidentes suelen ocurrir en carreteras secundarias además cabe destacar que la edad de los vehículos supera los doce años en casi todos los casos, lo cual puede agravar la lesiones o el riesgo de mortalidad en caso de accidente. La dirección general de tráfico continuará haciendo campañas para concienciar a los conductores, también se están poniendo más medios para intensificar las medidas de vigilancia, se harán más controles de alcohol y drogas, también de cinturones de seguridad y se concienciará a los conductores sobre los peligros de distraerse al volante. ES cierto que en dos mil dieciséis se produjeron ochenta y cinco millones de desplazamientos.

También es un dato curioso saber que en los meses de mayo a octubre hubo un incremento de personas que querían vender coche siniestrado a desguace sobre todo responsables de compañías de seguros. A todos nos gusta salir de vacaciones, disfrutar de unos días de relax lejos de los problemas del trabajo, a todos nos gusta desconectar de los estudios que nos traen por la calle de la amargura o simplemente descansar unos días que seguramente nos merecemos. Este deseo por descansar y desconectar no es incompatible con la seguridad al volante, por que las vacaciones pueden convertirse en un mal recuerdo o incluso en un infierno si no tomamos las medidas necesarias para volver a casa sanos y salvos.

Desde hace unos meses están ocurriendo en España accidentes en los que se ven involucrados ciclistas que en la mayoría de los casos pierden la vida, también los motoristas corren un grave peligro cada vez que ponen las ruedas en las carreteras, ellos son más vulnerables, ya que van a pelo, no hay carrocería que los proteja. Para evitar males mayores procura mantener un metro y medio de distancia entre ellos y tu coche, no los adelantes en tramos de difícil visualización y sobre todo no los acoses, no te pegues a ellos como una lapa, deja una distancia prudencial. Así, con estos simples pasos, tú llegarás a tu destino y ellos también y a s disfrutar de las vacaciones.